Terapia de movimientos rítmicos


Al igual que en los niños, podemos entrenar destrezas y habilidades que la persona pueda necesitar para sentirse bien. Todos aquellos reflejos primitivos que en su momento no integramos, o que por alguna situación emocionalmente intensa se hayan podido reactivar ya siendo adultos, se entrenan de una forma fácil y personalmente asequible, en cuanto a esfuerzo y tiempo, por cualquier persona, obteniendo resultados en poco tiempo, que sin duda mejoran nuestra calidad de vida.

  • Trastornos por déficit de atención
  • Problemas de motricidad fina y gruesa
  • Malas posturas erguido y sentado
  • Miedo a ruidos y/o luces fuertes
  • Problemas de concentración
  • Problemas de coordinación
  • Etc.

Sin comentarios